Blog Single

WORKING LOOK: LA IMPORTANCIA DE TRABAJAR TU MARCA PERSONAL

Cada día al entrar en lo oficina, comienza una cadena de obstáculos a la que enfrentarse. El cómo subsanarlos, es lo que definirá tu marca personal: ahí entra en juego, tu experiencia, tu estilo, tus habilidades sociales y un sinfín de detalles. Te contamos cómo debe ser el working look perfecto.

Ago 30, 2017

Pero es verdad que dentro del entorno laboral, existen retos y RETOS. Estos segundos muchas veces suponen que te expongas en público, pero no a uno cualquiera, sino uno muy exigente o con mucho poder sobre ti: una full session con tu jefe de EEUU, una presentación comercial, reuniones con un comité o clientes muy importantes… es una puesta en escena en toda regla. Un reto más en el que serás juzgada, por dentro, por tus conocimientos y tus habilidades, y por fuera… por tu look. Incluso en algunas ocasiones, estas jornadas acaban siendo after work, lo que dificulta aún más la elección de tu outfit.  Y como dijo el gran diseñador de joyas Harry Winston, “La gente va a mirar… haz que merezca la pena”.

Entonces, ¿cómo confeccionar un perfecto working style?

Lo primero de todo hay que tener en cuenta la identidad corporativa y la marca, y adaptarte a ella en función de la posición que ocupes, el outfit de una directora financiera de banca será más formal y sobrio que el de una creativa de una agencia de publicidad. También hay que tener en cuenta el color. Es una herramienta de comunicación verbal muy potente, apuesta por el que más te favorezca y con el que te sientas segura.

Crea un vestuario especial que hable de ti, ya bien por el tipo de prenda, como puede ser una falda de tul o un vestido oversize, no pasarás desapercibida con ese punto tan chic, o bien por el estilo impecable garantizado apostando por firmas como Prada, Dior o Chanel, impactarás en reuniones con looks que dejarán boquiabierto a más de uno.

Una vez más, LBD (Little Black Dress) es una apuesta segura de éxito. Las posibilidades son infinitas, tipo cóctel, drapeado, camisero…. Así que elige el que mejor se adapte a tu estilo, pero recuerda, ni demasiado ceñido, ni demasiado escotado. Remata con un bolsos tipo sobre y el resultado será espectacular.

 

El potencial de las prendas básicas combinadas con accesorios es inimaginable y las combinaciones son infinitas… pero el saber elegir los complementos adecuados es todo un arte, ya que sin ellos tu look será aburrido y plano. La prenda básica por excelencia de cualquier working girl es una camisa blanca, combínala con falda de tubo midi o pantalones de corte tobillero y complétalo con un cinturón ancho que aporte movimiento al look. Si quieres, para restar formalismo y dar un toque más desenfadado, opta por un maquillaje con acabado cara lavada y moños effortless.

 

¿Pantalones o faldas? Sobriedad y comodidad frente a  frescura y gracilidad ¿quieres impactar? La respuesta es rotunda, opta por faldas. Pero previamente deberás adaptar tu outfit al estilo de empresa. En los entornos más formales opta por faldas midi, tanto la clásica de lápiz como la de vuelo, en el primer caso opta por acabados en liso, en esta segunda, puedes arriesgar más y decantarte por telas con brillos o estampados de rayas que tan de moda están esta temporada.

En los entornos más distendidos, como los creativos, puedes optar por faldas mini, pero siempre con medias tupidas para rebajar impacto al look y que no resulte demasiado atrevido. Si, a pesar de ello, eres una fiel amante de los pantalones, los monos te aportarán toda la comodidad de los pantalones y le sumará un punto chic muy trendy.

 

Descubre toda la colección de working outfit que tenemos preparada para ti en Clic & Chic.