Blog Single

BODAS: 5 ERRORES QUE NO DEBES COMETER

Como ya os habréis inevitablemente dado cuenta, ya hace un par de meses comenzó la temporada oficial de bodas. A lo largo de estos meses seremos testigos de desfiles de amigos, primos y hermanos felices por darse el “Sí quiero” en unas celebraciones de lo más variopintas: boda rural, boda en la playa, boda informal, boda-fiesta, bohemia, hippie y por supuesto vintage, que están desplazando (afortunadamente) a los salones de boda con estatuas de mármol y fuentes.

Jun 01, 2018

Celebraciones distintas y, hasta la fecha, poco convencionales… aparentemente divertido pero que a la hora de elegir el vestido de boda, nos surgen unas dudas que atentan contra nuestros principios de estilismo más básicos y  que ni el mejor manual de protocolo es capaz de resolverlas.

A continuación te damos unas pautas básicas de estilismo para que puedas lucir como la invitada perfecta que eres y no caer en grandes errores que arruinen tu look:

1. NO A LOS LOOKS ATEMPORALES

Son sosos y el solo hecho de verlos ya genera pereza visual, aburren ¿Acaso no te resultan cansinas los vestidos de boda de las royal? Looks que encajan tanto en una boda actual como en otra de hace 40 años. Puedes elegir looks clásicos y completarlos con accesorios modernos o vintage: chaquetas, cinturones, bolsos, tocados… Un mismo estilo customizado puede tener resultados increíbles, más estilosos, más frescos.

2. ADIÓS A LAS PRENDAS PESADAS

Di adiós a los vestidos rígidos y faldas larguísimas confeccionadas con tejidos pesados. Busca prendas ligeras y bien trabajadas en el interior, para que se ajusten a la perfección y te permitan moverte libremente y no como si fueras una bella dama encerrada en una armadura de caballero medieval.

3. SÉ FIEL A TU ESTILO, NO PRUEBES OTROS

Está bien innovar, pero ya que el look de boda es bastante especial, no quieras rizar el rizo, y probar estilos diferentes, no es el momento. Este tipo de experimentos suelen jugarnos malas pasadas, empezando porque no te vas a sentir cómoda, y los demás lo van a ver. Si no estás acostumbrada a llevar vestidos muy largos, no te la juegues a no ser que quieras acabar en el suelo como Jennifer Lawrence durante la recogida de su Óscar en la gala de 2013. Otra gran tentación es la de subirse a un T·A·C·O·N·A·Z·O, sí de esos que dan vértigo, seguro que causas sensación, pero para sensaciones las que vas a sentir en tus pies en el baile…

4. NO TE LIMITES A TENER “EL” VESTIDO DE BODA

Como ya hemos dicho antes, ya no hay dos bodas iguales, por no hablar de las estaciones del año… así que un vestido para una boda religiosa con celebración en castillo en marzo no vale para la boda-fiesta vintage en la playa en agosto. El mejor ejemplo lo tenemos muy reciente, siendo testigos de cómo el mundo se escandalizaba ante la posibilidad de que Kate Middelton había repetido por cuarta vez vestido en la boda del Príncipe Harry y Megan Markle, y eso que al final era mentira, sí que estrenaba look…

Sin embargo por cuestiones económicas, es insostenible comprar un vestido para cada evento, por eso la mejor opción en estos casos es el alquiler, ya que te de un armario repleto de prendas que se adaptan a cada evento, tendencia, estación y talla.

5. UN LOOK DE INVITADA PERFECTA NO SE LIMITA SÓLO AL VESTIDO

Sería una lástima que tu increíble vestido de Chanel no luciera como se merece por culpa de unas sandalias o bolso mal combinado. No quites protagonismo a tu vestido con todo tipo de accesorios, pero piensa que el resultado final de tu outfit debe estar en perfecta armonía.

Y una vez que ya sabes las pautas para ser lainvitada perfecta, pásate por nuestra colección y alquila tu look de boda